Diablo III – La vida de un monje

Videojuegos

Monk - Diablo3

Hoy hace exactamente dos semanas desde el lanzamiento mundial de la última entrega de la saga Diablo [Corrección: ese día fue el 29/05/2012] . La tercera parte está siendo polémica como la que más: Caídas del servicio, problemas con las subastas, retrasos en la subasta con dinero real, problemas de conexión en una cantidad ingente de usuarios etc. Sin embargo, hoy estamos aquí para comentaros la parte más afable y amable del juego, en esta ocasión desde el punto de vista de un Monje (que es la clase que estoy jugando).

Me gustaría anticipar que no me considero ningún jugón empedernido, sin embargo un poco vicioso sí y cuando se me mete entre ceja y ceja un juego es fácil que me pique durante un tiempo. Así que no esperéis la típica entrada realizada por un gamer de primera ;)

El atributo principal del monje es la destreza. Con esto conseguiremos un doble efecto: aumentar la probabilidad de esquivar golpes y aumentar nuestro daño. Esto nos da una idea de que nuestro personaje va a ser el típico que esquiva y pega picotazo como un rayo y, por tanto, nuestro estilo de lucha será principalmente melé, mareando a los enemigos para que no consigan darnos. Para esto nos apoyaremos en el uso del espíritu, esa esfera blanca que se rellena con cada golpe que damos y gastamos con cada habilidad que usamos.

 

A parte de nuestro principal atributo de clase no debemos descuidar los siguientes:

  • Velocidad de ataque: Incrementará nuestro DPS (daño por segundo).
  • Vitalidad: Esta clase no se caracteriza por tener excesiva vida, por lo que si no sois capaces de esquivar todos y cada uno de los ataques es más que probable que debáis compensar vuestro personaje añadiéndole vitalidad.
  • Regeneración por golpe: El monje pega realmente muy rápido, si conseguimos un buen nivel de regeneración por golpe rellenaremos nuestra barra de vida de una manera muy rápida y sin utilizar excesivas pociones ni habilidades de curación.
  • Probabilidad de golpe critico: Tenemos también varias habilidades que hacen uso de este atributo, por lo que podemos potenciarlo para así sacar un mayor partido.

Esta “sencilla” tarea, la de esquivar y eludir enemigos, se nos facilita en cuanto echamos un vistazo a nuestras magias y habilidades pasivas. Tenemos un poquito de todo, pero solo 6 slots… así que hay que elegir con prudencia.

Las habilidades se dividen en 6 categorías:

  • Primarias: Como su nombre indica va a ser “el pan nuestro de cada día“, la habilidad que más utilizaremos por no consumir espíritu. Básicamente son puñetazos con distintos efectos sobre los bichos y nosotros mismos. Unos pegarán más, otros nos rellenarán espíritu, otros tendrán ondas expansivas, etc.
  • Secundarias: Patadas, atravesar los enemigos y, por inverosímil que parezca, ¡un campanazo! Esas son las habilidades secundarias del monje, obviamente conforme subamos de nivel y desbloqueemos runas irán cogiendo utilidad.
  • Defensivas: Circulo de protección, un destello cegador, absorber los golpes y curarnos componen esta rama de habilidades. Sin duda las favoritas para mí. Tengo alma de curandero, ¿qué le voy a hacer?
  • Técnicas: Embestir, aumentar el daño y un halo de energía que inflige daño a los enemigos cercanos. En este grupo, dependiendo del propósito de nuestra lucha (bosses o normales) deberemos seleccionar unos u otros, ya que en melé es imprescindible utilizar el halo de energía para infringir la mayor cantidad de daño posible.
  • Concentración: Atraer enemigos, serie rápida de golpes y un aliado místico.  Sorprendentemente el aliado místico de hielo golpea realmente fuerte, por lo que en determinadas ocasiones nos será de gran utilidad.
  • Mantras: Habilidades de larga duración de la que solo se permite utilizar una cada vez. Curación, esquivar, reflejar y aumentar el daño son nuestros mantras. Debido a su limitación y la larga duración del efecto, esta será la habilidad que defina el tipo de Monje que queremos ser.
El otro modo que disponemos para fortalecer nuestro personaje, es mediante las habilidades pasivas. Podemos aumentar la velocidad de movimiento, defensas, la probabilidad de esquivar, etc. Un sin fín de posibilidades que deberemos ir seleccionando conforme se desarrolle nuestro personaje.
Nota: El juego por defecto solo permite utilizar una habilidad de cada grupo, si entramos en configuración del juego podemos cambiar este parámetro para utilizar, por ejemplo, dos habilidades defensivas y dos de concentración, etc. No olvidéis este detalle, pues es realmente importante. Yo, por ejemplo, no utilizo habilidades secundarias y, hasta que descubrí este pequeño detalle, tenía un slot ocupado por una habilidad que no me convencía.

Para una información más completa de habilidades y magias os remito a la página oficial (que para eso está).

Ahora bien, me imagino que a más de uno se le han ocurrido diferentes formas de jugar este personaje, aquí os muestro las más comunes:

  • Golpear mucho y rápido esquivando la mayor cantidad de golpes posibles.
  • Aguantar al bicho con nuestras habilidades curativas y defensivas.

Aquí os dejo una de mis builds favoritas.

Para los bosses suelo emplear otro tipo de combinaciones, centradas en no morir en el intento aunque lleve algo más de tiempo cargarme al bicho.

Por niveles de dificultad:

Normal: Facilito la verdad. Este nivel nos permite conocer a nuestro personaje y centrarnos en la historia, ya que después la reviviremos en los distintos niveles.

Pesadilla: Se complica la cosa, bichos con más vida. Los bichos especiales (azules y dorados) tienen habilidades, pero con un buen set de habilidades puesto, no debería suponer demasiado problema.

Infierno: Realmente su nombre hace gala al nivel: se muere más a menudo, los bichos especiales tienen 3 habilidades, hay más bichos en los mapas, hasta el más pequeño trasgo te puede suponer un problema ;)

Averno: Aún no he llegado a él pero comentan que es realmente complicado hacérselo solo, por lo que tenéis que captar adeptos para jugar juntos.

Podéis consultar más información sobre los monjes aquí

Nos vemos en el averno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*