Trilogía los juegos del hambre: Los juegos del hambre (Libro 1)

Libros

“En una oscura versión del futuro próximo, doce chicos y doce chicas se ven obligados a participar en un reality show llamado “Los juegos del hambre”. Solo hay una regla: matar o morir.”

¡QUE EMPIECEN LOS SEPTUAGÉSIMO CUARTOS JUEGOS DEL HAMBRE!

Este es el resumen de Los juegos del hambre, el primer libro de la trilogía con el mismo escrita por Suzanne Collins.

La historia transcurre en un futuro postapocalíptico: la tierra ha sido devastada por los elementos y la guerra y unos cuantos supervivientes lograron levantar de las cenizas de Norteamérica el país de Panem. Este nuevo país está formado por la ciudad del Capitolio (centro de poder y riqueza) y 13 distritos esclavizados y muertos de hambre, hasta que se produce un gran levantamiento y las autoridades del Capitolio deciden aniquilar al distrito 13 como castigo y muestra de poder por la insubordinación. Pero este no es todo el castigo, para que a las pobres gentes de los distritos restantes no se les olvide que la rebelión cuesta un caro precio, cada año se organizan Los juegos del hambre, un reality show en el que participan 24 preadolescentes, 2 por cada distrito (un chico y una chica) elegidos al azar, que tienen que luchar a muerte el tiempo que haga falta hasta que solo uno de ellos sobrevive y se proclama vencedor.

Así empieza la historia de Suzanne Collins, Katniss Everdeen, una chica del distrito 12, se presenta voluntaria para participar en los septuagésimo cuartos Juegos del hambre para salvar la vida de su hermana pequeña Prim, que ha salido elegida. Al principio, Katniss piensa que va derecha a la más horrible de las muertes, pues la única manera de sobrevivir es matar a otros 23 niños inocentes, pero todo se hará más llevadero al conocer a su compañero de distrito, Peeta.

Si no has leído el libro y quieres hacerlo es mejor que dejes este post y lo retomes cuando hayas leído el libro, porque ahora vienen los spoilers.

Spoiler »

El Capitolio no repara en gastos para dar un buen espectáculo con Los juegos del hambre, así que los productores y vigilantes del programa no pueden sino ver el cielo abierto cuando, en una de las entrevistas previas al comienzo del reality, Peeta confiesa que está locamente enamorado de Katniss, convirtiéndolos en los “amantes trágicos del distrito 12″.

Entonces empiezan los juegos, los chicos y chicas van muriendo poco a poco. Cuando quedan menos de la mitad, los vigilantes de los juegos informan a los concursantes de que se han cambiado las reglas: “Pueden sobrevivir dos personas, en vez de una, si ambas pertenecen al mismo distrito”. Después de este giro de los acontecimientos, Katniss se empeña en encontrar a Peeta y explotar al máximo su condición de “amantes trágicos” para que los dos regresen con vida a casa. Tras muchas dificultades lo consiguen, solo quedan ellos dos con vida, y esperan que suene el himno que los proclame vencedores, cuando los vigilantes vuelven a cambiar las reglas: “solo puede quedar uno”. En un derroche de ingenio Katniss coge unas bayas venenosas y le da unas pocas a Peeta sabiendo que no les permitirán suicidarse a la vez, eso no le gustaría a la audiencia. Su plan sale bien o, al menos, eso cree ella. Lo que no sabe es que su gran idea, que solo tenía el propósito de salvarles la vida, ha sido vista por las autoridades del Capitolio y por la gente de los distritos más pobres como el comienzo de una rebelión contra el sistema y los juegos. Y ya sabemos que pasa cuando uno se rebela en Panem, solo tenemos que pensar en el distrito 13…

La idea de la novela es muy buena y está muy bien llevada casi todo el tiempo. Para mí, el libro puede dividirse en dos partes. La primera, que presenta la sociedad en la que se desarrolla la historia, los personajes y Los juegos del hambre, está genial. Normalmente las novelas tienen unas 100 páginas en las que te aburres un poco hasta que coges el ritmo de la historia y empiezan a pasar las cosas interesantes, pues con está yo estaba enganchadísima desde la página 30. Además, poco a poco la autora va soltando sorpresas que consiguen que no decaiga el interés. La segunda parte… es una pastelada.

Spoiler »

En cuanto que Katniss y Peeta se unen en los juegos y empiezan a manifestar de manera descarada su amor, la historia se vuelve más lenta y se llena de las indecisiones y las “tonterías” típicas del amor adolescente. Y, por supuesto, tiene un final muy feliz (demasiado diría yo…).

No podemos echárselo mucho en cara a la autora, pues es un libro juvenil y eso a las adolescentes les encantará, así que supongo que cumple las expectativas de su público objetivo.

Mi recomendación: si os gustan las historias futuristas tenéis que leerlo. Tiene un argumento tan bueno que te olvidas de esa “segunda parte” más floja y disfrutas de la historia cada párrafo.

Comentarios

  1. Una vez que lees el primero es dificil dejar pasar las otras partes sabiendo que hay más,aunque los leas forzosamente,a mi me pasó con los hijos de la tierra,hay 2 de ellos un poquito plastas,pero había que leerlos,jejje

    • Está claro que si el primero te gusta tienes que leer los demás, aunque tengo que reconocer que tienes muuuuuuucha paciencia. Yo no pude pasar del tercero de los Hijos de la tierra :(

  2. En mi opinión, es necesario el segundo libro, quizás soy una romántica pero para mi es indispensable.

    Lo termine hace poco y acabo de empezar con el tercero y la verdad, creo que también es necesario.

    Para mi es una lectura muy recomendable

    • A mi parte romántica también le parece necesario que la historia continúe y tenga un final feliz, pero no me gusta como lo hace la autora. Es un poco repetitivo eso de que todos los libros tengan unos Juegos del hambre en los que participen los protas, espero que estés de acuerdo conmigo en eso.

      Gracias por el comentario!! A ver si se anima más gente a leerlos y a comentar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*