The Walking Dead: El Gobernador

Libros

Los que hemos leído el cómic nos quedamos impactados por el personaje del Gobernador. Yo, personalmente, me quedé con ganas de saber más sobre ese hombre y el pueblo de Woodbury. Así que cuando me enteré de que habían sacado un libro contando su historia me fuí corriendo a comprarlo. No esperaba mucho del libro, pensaba que sería una historia cutre y facilona escrita solamente para ganar más dinero con el fenómeno de The Walking Dead, pero me llevé una grata sorpresa y tuve que tragarme mis prejuicios. El libro, escrito por Robert Kirkman y Jay Bonansiga, está muy bien redactado y se ajusta perfectamente al cómic. Aunque sin dibujos, mientras lo lees puedes sentir la desesperación, el hambre, el frío… todos los calvarios que acarrea un apocalipsis, vamos.

Recordando lo que leímos en el comic: Philip Blake, el Gobernador, es el líder del grupo que se ha instalado en el pueblo de Woodbury. Cuando Rick, Glen y Michonne son llevados allí descubren que es un sitio muy seguro y muy bien montado. Tienen de todo: desde un médico hasta un “coliseo”. El Gobernador sostiene que la gente necesita distracciones para obedecer y, tal cual está el mundo, no hay mucho que hacer para divertirse, así que monta un espectáculo que nos recuerda al circo romano: personas indefensas o con armas rudimentarias se enfrentan a zombis en una batalla a muerte.

¡¡Todo por el disfrute del público!!

Esto horrorizaría a cualquiera, pero parece que la gente de Woodbury se ha acostumbrado a las barbaridades y lo aceptan e incluso se divierten con ello. Pero esta no es la única particularidad del Gobernador. Para ponerle la guinda al pastel, resulta que Philip tiene en su casa encadenada a una pequeña caminante y se dedica a alimentarla con las sobras del espectáculo.

¿De dónde ha salido esa niña? ¿Cómo llega alguien a ser tan cruel como para organizar batallas entre zombis y humanos solo por diversión? Todas estas preguntas y más se contestan en el libro.

Philip Blake, su hija Penny, su hermano Brian y sus mejores amigos, Bobby y Nick, viajan juntos hacia Atlanta nada más producirse el apocalipsis. De camino hacia allí pasan por el pueblo de Wiltshire, que también aparece en el comic, y descubren que no es buena idea quedarse mucho tiempo en un sitio si no es muy seguro. Cuando llegan a Atlanta se encuentran el mismo panorama que Rick, no hay puesto de seguridad ni nada, pero si que encuentran a una familia que les ofrece comida y cobijo. Están muy a gusto con los Chalmers y parece que van a poder quedarse con ellos mucho tiempo. Cuando empiezan a hacer planes a largo plazo, a Philip le sale la vena cruel, todo se desmorona y tienen que volver a partir. Siguen su camino y paran en un par de sitios más antes de llegar a Woodbury.

El Gobernador

No os voy a desvelar como llegan hasta allí ni cuantos llegan vivos porque merece la pena leerlo. La historia hasta casi el final parece muy corriente y seguramente a alguno no le parezca tan buena como estoy diciendo, pero no os desaniméis y no dejéis de leer, tiene una sorpresa final que os dejará con la boca abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*