Alhambra

Juegos de mesa

Alhambra es un juego de mesa diseñado por Dirk Henn, publicado por Queen Games y ganador del premio Spiel des Jahres 2003, en el que tienes que construir tu propio palacio de La Alhambra.

Características del juego:

  • Número de jugadores: 2 a 6
  • Edad recomendada: 8+
  • Duración: 45 a 60 minutos

Como ya he dicho, en este juego tienes que construir La Alhambra de Granada (parece lógico, ¿no?) y para ello dispones de azulejos y dinero para comprarlos. Los azulejos representan diferentes partes del palacio: pabellones azules, serrallos rojos, arcadas marrones, habitaciones blancas, jardines verdes y torres moradas (ordenados de menor a mayor por el número de puntos de victoria que dan).

Deberás ir comprándolos y colocándolos alrededor de tu Fuente de los leones para tener la mejor Alhambra de todas. Los azulejos, además, pueden tener hasta tres lados amurallados (¿qué clase de palacio no tiene una muralla?), lo que dificulta un poco la tarea de colocarlos, pues nunca puede haber un azulejo con un lado amurallado situado junto a otro que tenga el lado que tienen en contacto sin amurallar. Lo mejor es, por tanto, colocar las murallas en los límites de tu palacio (otra vez es lógico, ¿no?), teniendo en cuenta que la longitud de tu muralla también sumará puntos de victoria para tu palacio.

La compra de los azulejos se realiza con las cartas de dinero que puedes ir consiguiendo en tu turno, pero no es tan simple como parece. Las cartas de dinero son de cuatro colores (azul, verde, naranja y amarillo). El dinero de un color solo sirve para comprar los azulejos que estén en venta en el puesto de ese color. Así el juego se hace un poco más interesante, por ejemplo puede que tengas mucho dinero amarillo y el azulejo que te sirve esté en el puesto azul. Lo más importante es tener un poco de dinero de cada color para tener abiertas todas las posibilidades.

En la foto podemos ver que el azulejo azul que se vende en el puesto amarillo cuesta 5, por lo tanto necesitaríamos 5 amarillos para comprarlo. En este juego no te devuelven el cambio, así que cuanto más pequeños sean los “billetes” que tengamos menos dinero perderemos comprando.

Durante el juego se realizan tres recuentos de puntos: cuando salen las cartas de recuento A y B en el mazo de dinero y al finalizar el juego, o sea cuando se agotan los azulejos. En cada recuento los jugadores se llevan puntos por sus azulejos (el jugador que tenga más azulejos de un tipo se llevará los puntos de victoria que dé dicho tipo) y por la longitud de su muralla. Al final gana el jugador que más puntos tenga, por supuesto.

Lo bueno de Alhambra es que es un juego sencillo y rápido, pero que esconde mucha estrategia. No tienes porque comprarte solo los azulejos que necesitas, también puedes comprar los que necesitan tus rivales para fastidiar un poco y, verás que la tarea de colocarlos para formar tu palacio no es tan simple: los azulejos se ponen a la venta de forma aleatoria, así que nadie sabe si el que necesitas va a venir pronto. Al ser un juego fácil y cortito, es apto para todos los públicos (incluso para los que no son muy frikis), así que es una apuesta segura cuando van a visitarte tus amigos que se desmayan solo con pensar en echar un Arkham Horror o un Through the ages.

Os animo a todos a probarlo, pasaréis un buen rato y seguro que queréis repetir. Y no os olvidéis de tocar un poco las narices a los demás con los azulejos… ¡será más divertido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*